Mejorar la calidad de la enseñanza y la formación del profesorado, algunos de los retos educativos para España según la OCDE

Por
En Iceex

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) acaba de publicar un monográfico sobre la situación de España en el que también figura una evaluación y recomendaciones en el ámbito educativo que afectan a la economía del país.

Así, los autores de los Estudios Económicos de la OCDE. España consideran “necesario mejorar la educación obligatoria”, ya que España “sigue teniendo” los niveles más altos de abandono escolar temprano de toda la Unión Europea. Además, los expertos consideran que los resultados educativos son “deficientes”, en parte por las buenas oportunidades de empleo para jóvenes con baja cualificación en algunas comunidades autónomas, el reducido número de itinerarios para acceder a la educación secundaria superior o “el escaso valor percibido de algunos grados de enseñanza y formación profesionales (EFP) de secundaria en el mercado de trabajo”.

Por otro lado, se valoran positivamente los objetivos de la Ley Orgánica para la mejora de la calidad educativa (LOMCE), pues se presta mayor atención a las competencias y habilidades del alumnado, aunque también se advierte que todavía es pronto para evaluar adecuadamente los efectos de la ley.

La formación universitaria tampoco sale bien parada, ya que el informe señala textualmente que “el conjunto de las habilidades de los graduados de la educación superior se sitúa entre las más bajas de la OCDE, lo cual denota una educación universitaria de baja calidad“.

Los principales factores que explican esta situación consisten, según la OCDE, en una financiación basada exclusivamente en el número de matrículas, insuficientes mecanismos externos de rendición de cuentas, procesos de selección endogámicos y niveles de movilidad muy bajos.

En cuanto al profesorado, la organización económica sostiene que “los profesores necesitan más formación y orientación” y sugiere mejorar la formación universitaria, los procesos de selección y la formación en el trabajo. Y recuerda que el profesorado español tiene “menos probabilidades de beneficiarse de los programas de apoyo laboral que los profesores de otros países de la OCDE, y que el apoyo que reciben no es muy eficaz”.

España necesita trabajadores más cualificados y consolidar la FP Dual

La OCDE explica que los trabajadores españoles poseen un conjunto de habilidades “relativamente deficientes” pues, por ejemplo, son de los que obtienen resultados más bajos en comprensión lectora y matemática, justo después de Chile, Turquía, Italia e Israel.

Es por ello que aconseja que las ayudas económicas que se destinan a los desempleados de larga duración se complementen con “programas de reconversión profesional” en colaboración con institutos de enseñanza y formación profesionales o programas de educación para adultos, ya que en estos últimos España cuenta con una oferta “relativamente extensa”.

Tampoco considera que se estén aprovechando adecuadamente los fondos recibidos para la Garantía Juvenil, a pesar de que el país ha recibido “la mayor proporción de la financiación total proporcionada por la Unión Europea para implantar esta iniciativa” que pretende facilitar el acceso al mercado de trabajo a los jóvenes.

Otra recomendación se refiere a la necesidad de realizar más esfuerzos para consolidar la Formación Profesional Dual, una modalidad de la FP que se realiza tanto en el centro educativo como en el lugar de trabajo. El estudio reconoce que las prácticas y los contratos han aumentado desde 2012, pero también advierte que “sólo” el 2% del alumnado de la escuela secundaria superior está matriculado en este sistema.

Entre los principales obstáculos, el organismo económico señala las dificultades de las pequeñas empresas, la mayoría de las corporaciones del país, para proporcionar formación por falta de recursos económicos y humanos.

En este punto, anima a las Cámaras de Comercio a que contribuyan a estrechar los lazos entre las empresas y los centros educativos. Como ejemplo de buena práctica, destaca el Grupo de Iniciativas Regionales de Automoción de Cantabria, donde se han agrupado empresas con necesidades similares para ofrecer prácticas conjuntas. En aras de una mayor colaboración entre el mundo educativo y laboral, también se recomienda que las empresas ejerzan una función más activa en el diseño de los planes de estudio, ya que así se garantizaría que las competencias que se adquieren se pueden desarrollar en el ámbito empresarial.

La OCDE agrupa a 35 países miembros y, como figura en su página web, “su misión es promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo”.

Recent Posts

Leave a Comment